17890683052246438.jpg

Llegué al Monos a escalar, ahora qué hago...

Actualizado: 15 dic 2021



Al momento de estar en un rocódromo es común encontrarse con escaladores que en una misma sesión de escalada intentan un boulder, una ruta de travesía, elongan, realizan dominadas, vuelven a intentar un boulder, vuelven a elongar, y así, hasta quedar agotados y con la piel de los dedos rota.

Para evitar que tu jornada de escalada sea un cúmulo de improvisaciones sin coherencia, recuerda que -Eric J. Hörst- en su libro "Entrenamiento para Escalada" nos dice - a grandes rasgos- que la "jerarquía optima" de una sesión de escalada es:

  • Empezar con una actividad de calentamiento:

Cinco a diez minutos de ejercicio suave, la idea principal es elevar la frecuencia cardiaca hasta el punto de sudar ligeramente.

  • Seguir con una actividad de ejercicios de movilidad:

Durante los siguientes 10 minutos, mueve tus articulaciones, en especial la de tus dedos, brazos y hombros sin descuidar tu zona lumbar y pélvica (core), y los miembros inferiores. Luego inicia unos 30 a 40 minutos de escalda con movimientos simples a moderados.

  • Luego escala cerca del nivel máximo:

Ya estás escalando, prueba tus metas personales o si eres principiante explora el muro y sus agarres. En este punto debes escalar con precaución y consciencia de ti mismo, evita las caídas descontroladas. Es importante dejar varios minutos de descanso entre escalada y escalada, en esos minutos de pausa aprovecha de sacudir tus brazos, encuentra los puntos de tu cuerpo en donde hay tensión y relájalos.

  • Terminar con estiramientos:

Vuelve a escalar con movimientos simples por unos minutos, luego quítate las zapatillas y durante -al menos- los últimos 15 minutos estira tus músculos y relájate, ha terminado una provechosa sesión de escalada en el Monos Climbing.




0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
logoinip.png
  • Instagram
  • Facebook
  • YouTube